Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 19 de junio de 2017

VISITANDO POMPEYA, LAS RUINAS DE LA CIUDAD ROMANA


Uno de los objetivos de nuestro viaje a Nápoles era visitar las ruinas de Pompeya. Era uno de esos lugares a los que tenía muchas ganas de ir, y hacía mucho tiempo, y por fín, puedo tacharla de mi lista de destinos soñados. Os adelanteo que no me ha defraudado en absoluto y que ha sido un viaje que he disfrutado mucho, pero hoy me voy a centrar solo en el día que pasamos visitando Pompeya, las ruinas de la ciudad romana.
Pompeya. Miniguia ruinas ciudad romana. Italia

UNA BREVE HISTORIA DE POMPEYA


Bajo las faldas del volcán Vesubio y cerca del mar se sabe que hubo asentamientos en esta época desde hace muchos siglos. El origen de la ciudad romana de Pompeya se puede establecer entre finales del S. VII a.C y principio del S. VI a.C. y se han encontrado restos de diferentes murallas. Más tarde, en el año 80 a.C pasó a ser una colonia romana con el nombre de Cornelia Pompeianorum romana y comenzaron a construirse edificios públicos y particulares. En el año 62 d.C sufrió un violento terremoto. Enseguida comenzaron las labores de reconstrucción pero, el 24 de Agosto del 79 d.C., el vesubio despertó, y sumergió a Pompeya bajo un manto de lava, piedras y cenizas.

En la zona del mercado, se pueden ver muchos de los restos y objetos encontrados, y entre ellos está este molde de una persona. Cuando se descubrió Pompeya, se encontraron huecos en la lava solidificada que habían contenido restos humanos, pero que con el tiempo, habían desaparecido. Ahora están rellenados con yeso.
Molde figura humana Pompeya, ruinas ciudad romana
Molde de persona. Pompeya


















Los habitantes de Pompeya murieron casi al instante debido a las altas temperaturas, de entre 300 y 600 ºC. La ciudad quedó dormida y perdida durante años, muchos años. Los restos de Pompeya fueron descubiertos en 1748 y fue el Rey Carlos VII de Nápoles, más conocido com Carlos III de España, quien impulsó las excavaciones arqueológicas. Curiosamente, el director de las mismas fue un aragonés, llamado Roque Joaquín de Alcubierre.

CÓMO LLEGAR A POMPEYA


Hay numerosas excursiones que te llevan a las ruinas de Pompeya, pero si quieres ir por tu cuenta es realmente fácil ya que se puede ir en tren. La línea Circumvesubiana, va desde Nápoles a Sorrento, pasando por Pompeya. En Nápoles, el tren se puede coger en la primera estación, Puerta Nolana, o en la estación central, Piazza Garibaldi. La parada de Pompeya es Pompei Scavi.
Tren a Pompeya. Linea Sorrento
Tren a Pompeya. Línea Nápoles - Sorrento
Los trenes son bastante viejos y destartalados pero en unos 30 minutos ya estás en Pompeya. Tú y otros cientos de turistas que han tenido la misma idea que tú. Lo mejor es ir a primera hora de la mañana, en cuanto abren, para evitar aglomeraciones, aunque sea al principio.

ACCESO A LAS RUINAS DE POMPEYA


La parada del tren te deja a cinco minutos de la entrada a las excavaciones por Puerta Marina (ojo que hay varias entradas y salidas), no hay pérdida. En ese pequeño trayecto hay bares, restaurantes, tiendas de souvenirs, y en el mismo edificio de la estación hay una oficina que te vende tours guiados, excursiones y una audiguía. Nosotros teníamos muy claro que la visita la íbamos a hacer por nuestra cuenta, pero nos pareció buena idea coger una audiguía. No nos gustó mucho, la verdad. Los números no eran los que estaban en las propias ruinas, había que andar mirando en el plano, y al final, parece una tontería, pero fue un lio tremendo, y tampoco había explicación de todo, así que le doy un suspenso.
Dentro ya de las ruinas también hay un servicio de audiguías, que creo puede ser más interesante. Ese servicio lo cogimos en el Herculano, las otra ciudad enterrada bajo las cenizas del vesubio, y nos gustó mucho.
Consigna en las ruinas de  Pompeya. Italia
Consigna en las ruinas de Pompeya
No se puede acceder a las ruinas con mochilas, pero tienen preparado un sistema de consignas automáticas, y gratis, para que dejes tus cosas. Muy moderno.
La entrada a las ruinas de Pompeya cuesta 13 € (Precio 2017). Si también vas a visitar Herculano, hay un ticket combinado que cuesta 22 € (Precio 2017) con el que te ahorras un par de euros. Eso sí, este ticket combinado solo es válido para 3 días consecutivos.
Nosotros lo compramos al visitar Herculano, así que no tuvimos que esperar la cola para comprar el ticket y entramos directamente.
Os aconsejo, que antes de entrar cojais la guía de las excavaciones de Pompeya, porque viene mucha información y es muy útil, y el mapa, indispensable.

QUÉ VER EN POMPEYA


La erupción del Vesubio fue una tremenda catástofre, pero ha permitido que llegue hasta nuestros días la forma en la que vivían los romanos de una forma casi intacta. Las ruinas están muy bien conservadas, así como los frescos y mosaicos de algunas de las casa, lo que me ha sorprendido muchísimo. El tiempo necesario para ver la ruinas depende mucho de lo que le guste a cada uno. Si te apasiona el tema de las antiguas civilizaciones, como a mí, puedes estar horas y horas pateando la ciudad. Si prefieres una visita más ligera, se puede hacer en menos tiempo, pero has de saber que las ruinas son muy grandes. Lo puedes comprobar en este mapa de las ruinas de Pompeya.
Calles de Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Calles de Pompeya
Nada más entrar lo que más me llamó la atención fueron las calles y las calzadas romanas del tamaño de un carro. Todavía se pueden ver perfectamente las marcas de las ruedas sobre las piedras. Curioso también los "pasos de cebra" de la época. Grandes piedras, con separación para que entraran las ruedas de los carros entre ellas. Estos pasos tenían varios objetivos. Uno era poder cruzar la calzada y no mancharse, ya que estaría llena de barro, agua, basuras y otras cosas, ninguna agradable. Otro era que, la distancia entre las piedras era solo para los carros de Pompeya, obligando a los que venían de otras ciudades a alquilar carros en Pompeya para poder circular por sus calles, negociantes estos Pompeyanos. Y por último, era un método defensivo, impidiendo que los enemigos entraran en carros, teniendo que hacerlo a pie, en una posición más desfavorable.
Calzada y paso en Pompeya, ruinas de la ciudad romana
Calzada y paso en Pompeya
Como ya os he comentado antes, Pompeya es una ciudad muy grande, así que, aquí os dejo algunos de los lugares más importantes, visitando Pompeya, las ruinas de la ciudad romana:

El Santuario de Apolo: Al de poco de entrar a Pompeya por la puerta Marina, nos escontramos con el Santuario de Apolo. Altas columnas que nos cuentan lo que fue uno de los lugares de culto más antiguos de los pompeyanos. 
Santuario de Apolo en Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Santuario de Apolo. Pompeya
El Foro: Justo después del Santuario de Apolo estaba el foro. Como en todas las ciudades romanas, en el foro es donde se hacía la vida pública de la ciudad. Una gran explanada de tierra, con forma rectángular en la que quedan los restos de los pórticos que la rodeaban y al fondo, presidia el foro el templo de Júpiter, situado en eje con el Vesubio.
Foro de Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Foro. Pompeya
Las Termas del Foro: En la trasera del templo de Júpiter están las termas del foro. Primero vimos la parte de los hombre y luego la de las mujeres, que tenían accesos diferentes y no se mezclaban. Quedan todavía los restos de las decoraciones en las paredes, los bancos corridos del vesturio (apodyterium) y los nichos donde dejaban sus cosas decorados con estatuillas de hombres, como si de un Atlas se tratara
Termas del foro de Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Termas del foro. Pompeya
La Villa de los Misterios: Saliendo extramuros de Pompeya nos dirigimos hacia la Villa de los Misterios. Su nombre se debe al fresco que hay en una de sus salas que representa un rito de misterio, es decir, reservado a los devotos del culto. Dionisio al fondo con su esposa Ariadna y en las dos paredes laterales hay figuras femeninas, faunos y otras figuras en diferentes actividades rituales. Pero no hay que quedarse solo con esta estancia, el resto de la villa ya la quisiero yo para mí.
Villa de los Misterios Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Villa de los Misterios.Pompeya.
Como hay que volver por donde hemos venido, nos fijamos en la puerta Herculano, llamada así porque desde aquí nace el camino que une Pompeya con Herculano, y en la Necrópolis de la puerta de Herculano, que se extiende a lo largo de toda la calzada, con restos de diferentes edificaciones funerarias.

Casa de la Fuente pequeña: Desde la entrada se puede ver esta magnífica fuente, recubierta con mosaicos en tonos verdes y azules. Y luego te vas acercando y descubres los frescos de las paredes, donde hay paisajes y una ciudad marítima. Esto solo es lo que correspondería al patio, habría que imaginar el resto de la casa. Rodeando el patio hay más estancias también decoradas con frescos, pero están peor conservados.
Casa de la fuente pequeña Pompeya, las ruinas de una ciudad romana
Casa de la fuente pequeña. Pompeya
Casa del poeta Trágico: Lo más llamativo de esta casa es el mosaico que se encuentra en la entrada. Se trata de un perro, atado con una correa y bajo sus patas hay un texto que dice "Cave Canem" que significa "Cuidado con el perro". Con estos detalles, uno se da cuenta de lo poco que ha cambiado la civilización. No pudimos entrar porque estaba cerrada, y el mosaico estaba protegido por un cristal para su mejor conservación.
Mosaico perro en Casa poeta Tragico en Pompeya
Detalle del mosaico del perro en casa del Poeta Trágico. Pompeya.
La casa del Fauno: Es una de las casa más grandes de Pompeya. Con casi 3.000 metros cuadrados, ocupa una manzana. Nosotros entramos por la parte trasera y es mejor acceder por la entrada, primero para ver el mosaico HAVE que hay en el acceso, como bienvenida, y segundo para ver la estatua del fauno del jardín, lo que le dio el nombre a la casa. La estatua es una copia, al igual que el mosaico de la batalla entre Alejandro Magno y el rey de Persia. Los originales (como pasa en el resto de estancias) están en el Museo Arqueológico de Nápoles. He de confesar que en el museo, el mosaico es, incluso más impresionante. En la casa del Fauno, al ver casi todas las estancias y como están distribuidas, te puedes hacer una idea de como era la vida de la gente pudiente de Pompeya.
La casa del Fauno en Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
La casa del Fauno. Pompeya
Casa de los Vettii: Esta casa me pareció impresionante. Perteneció a dos hermanos libertos (esclavos a los que le habían concedido la libertad) , Aulus Vettius Restitutus y Aulus Vettius Conviva, que se enriquecieron gracias al comercio. La casa entera es increíble. Hay un friso en una de las estancias adornado con amorcillos, que están haciendo diferentes actividades de la época como la venta de vino, limpieza de ropa, cultivo de flores y hasta vendimia, que protegían contra el mal de ojo y la envidia. Y al fondo, hay una habitación, que al recordarlo, todavía estoy alucinando. Cuando entré había mucha gente, como en todos los sitios, pero de repente, me quedé sola, un par de minutos, en los que aquellos frescos eran solo para mí.
Casa de los Vettii  en Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Casa de los Vettii. Pompeya
Estoy mirando la foto, y me parece casi una de esas reconstrucciones digitales, pero es así, y ha podido conservarse desde hace casi dos mil años.
Hay un detalle muy famoso, en uno de los frescos, que representa a Príapo, pesando su miembro en una balanza con la ganancia obtenida.
Detalle casa Vettii Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Detalle casa Vettii. Pompeya
Lupanar: Y ya que hemos entrado en temática erótica, la siguiente visita imprescindible es el lupanar, que no es más que uno de los prostíbulos de Pompeya. Aquí trabajaban, normalmente, esclavas griegas y orientales. Es una estancia pequeña, con cinco habitaciones decoradas con frescos donde se representan diferentes posturas eróticas. Estos lugares eran frecuentados por lo más bajo de la sociedad ya que los señores disponían de sus esclavas en sus casas para estos menesteres. El servicio costaba entre dos y ocho ases, y para compararlo con algo, una copa de vino costaba uno. Como curiosidad, las prostitutas se teñían el pelo de rojo, de ahí el nombre de rufa (roja), de donde viene también la palabra rufián (chulo o proxeneta), y vestían largas togas masculinas.
Frescos del Lupanar Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Frescos del Lupanar. Pompeya
Casa y Thermopolium de Vetutius Placidus: A lo largo de toda Pompeya vimos muchos establecimientos llamados Thermopolium, donde se servían las bebidas y comidas calientes. Bajo el mostrador tenían grandes tinajas donde guardaban los productos que luego servían. Pero el más espectacular fue el Thermopolium de Vetutius Placidus. El mostrador está decorado y al fondo se conserva un mosaico dedicado a los dioses protectores de la casa, Lares, al dios del comercio, Mercurio, y al dios del vino, Dionisio. Aquí se encontró una vasija llena de monedas, que serían las últimas ganancias del mesonero.
Thermopolium de Pompeya, ruinas de la ciudad romana
Thermopolium de Vetutius Placidus. Pompeya.
La Casa de la Venus de la Concha: Así nos recibe su patio exterior, con un maravilloso fresco de la diosa Venus saliendo de la concha, que a mí me recuerda mucho al cuadro de Boticelli, el nacimiento de Venus, que está en la galeria de los Ufizzi, en Florencia. A estas alturas de la visita sigo impresionada de las cosas que voy descubriendo en Pompeya.
Casa venus concha Pompeya, ruinas ciudad romana
La Casa de la venus de la concha. Pompeya
El anfiteatro: El anfiteatro de Pompeya es el más antiguo de todos los anfiteatros del mundo romano, construido en el 70 a.C. Para haceros una idea, el Coliseo de Roma se construyó en el 70 d.C., unos 140 años después. Puede albergar hasta a 20.000 espectadores, y este es motivo de que esté situado a las afueras de la ciudad, para facilitar el movimiento y acceso de tantas personas, tanto pompeyanos como de ciudades cercanas que se acercaban a ver los espectáculos. Una de las cosas que me llamó la atención es que no es circular, tiene una forma ovoide muy curiosa.
Anfiteatro Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
El Anfiteatro de Pompeya.
El teatro pequeño: También llamado Odeion se usaba para representaciones teatrales, sobre todo, el mimo, que estaba muy de moda en aquella época en Pompeya. Pero también se hacían representaciones musicales o de poesía, entre otras cosas. Cabían unas 1.300 personas y estaba cubierto, con un tejado a cuatro aguas, lo que mejoraba la acústica.
Teatro pequeño en Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Teatro pequeño de Pompeya
Y hasta aquí ha llegado esta pequeña visita a Pompeya. Hay cientos de detalles por descubrir en cada una de sus casa, rincones, paredes y calzadas. Solo hay que echarle un poco de imaginación para poder pasar, aunque sea unas horas, en la antigua Pompeya romana.
Pompeya fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1997.

DATOS PRÁCTICOS

Mapa de Pompeya, las ruinas de la ciudad romana
Mapa de Pompeya


Página web: Parco Archeologico Pompei

👀 Lleva calzado cómodo. En época de calor es recomendable llevar una visera y una botella de agua, ya que hay bastantes fuentes a lo largo de toda la ciudad de Pompeya.
👀 Hay un bar, cafetería, restaurante de comida rápida cerca de la entrada por si necesitas un tentempié.
👀 Muchos de los objetos, pinturas, mosaicos, etc... originales se encuentran en el Museo Arqueologico de Nápoles. Una visita muy recomendable.
👀 Si vas a visitar Herculano, merece la pena comprar el ticket combinado. Es válido para visitar los dos sitios arqueológicos en 3 días consecutivos.
👀 Si puedes, aconsejo coger el tren, en Nápoles, en Puerta Nolana. Suele haber menos gente y la estación es más pequeña.
👀 Las horas con menos gente en las ruinas de Pompeya son a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde.

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

10 comentarios:

  1. Que buenos recuerdos! Para mi gusto es un highlight mundial, de estos lugares que por más que hayas leído te sorprenden y en el que puedes pasar horas y horas disfrutanto de la antigua Roma. De verdad que impresiona o que se ha conservado.
    Reportaje muy completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sepas que para preparar mi viaje, unas de mis fuentes, fueron tus entradas sobre Pompeya y el Vesubio. Estoy contigo, es un Highlight mundial!!

      Eliminar
  2. Pompeya es uno de los lugares más fascinantes que conozco. Es casi mágico observar esas pinturas tras el paso de tantos siglos. La verdad es que pienso mil veces en regresar...pero parece que nunca llega el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú, es un lugar fascinante. Tenía muchas ganas de visitarlo y no me ha defraudado nada

      Eliminar
  3. Hola!
    Fantástico post sobre Pompeya. Es un lujazo pasear por un lugar tan antiguo, lo que lo convierte en una visita mágica.
    Pudiste conocer muchas casas que cuando fuimos nosotros se encontraban cerradas por restauración y me ha encantado poder conocerlas a través de tu post.
    Un saludo y me alegra saber que has cumplido uno de tus sueños ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que van cerrando unas casas y abriendo otras porque en muchas de ellas tampoco pudimos entrar. Así hay q volver

      Eliminar
  4. Wowww que maravilla!! Me encantaría ir algún día, lo tengo en mis pendientes muy alto en la lista. Completísimo recorrido y preciosas fotos!
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Yo estaba como tú y al final lo conseguí. Espero que pronto puedas conocer Pompeya

      Eliminar
  5. Como siempre un post súper completo con el que te entran unas ganas locas de coger el primer avión y plantarte ahí mismo!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en Anden 27.