Andén 27

Blog de viajes y fotografía

jueves, 19 de marzo de 2015

SALAMANCA Y SUS DOS CATEDRALES


Salamanca no tiene una, sino dos catedrales. La primera, la catedral de Santa María o catedral vieja, (S. XII-XIV) y después, la catedral de la Asunción de la Virgen, o catedral nueva (S. XVI-XVIII).
Con el auge de la universidad de Salamanca, la catedral vieja se quedó pequeña, baja y oscura, así que, con el apoyo de los Reyes Católicos, allá por el 1513, se comenzó la construcción de la catedral nueva, pegadita a la vieja.
Salamanca desde la torre de la Clerecia

Como las obras duraron un montón de años, nada menos que 250 años, la catedral vieja permaneció abierta para tener un lugar de culto mientras se construía la nueva, pero finalmente no se demolió. Así que, hoy en día, se pueden ver las dos magníficas catedrales juntas.
Cimborrio de la Catedral vieja de Salamanca
La catedral vieja es de estilo románico y gótico. Destaca el cimborrio, con su veleta en lo alto y su tejado de escamas, algo muy poco común, el retablo, la capilla de San Martín y la capilla de los Anaya.
Fotografia del Interior catedral vieja Salamanca
Interior de la catedral vieja de Salamanca
La catedral nueva es, casi en su totalidad, de estilo gótico, aunque tiene detalles de otros estilos como la cúpula barroca. Para mí, la mejor vista del conjunto de la catedral es desde la plaza de Anaya.
Catedral nueva y catedral vieja de Salamanca desde la plaza de Anaya
En esta fachada, en la puerta de Ramos, se pueden ver esculpidas algunas curiosidades como un astronauta, un lince, un toro, un dragón con un helado de tres bolas, un cangrejo, una cigüeña y una liebre. Estos tres últimos representan el agua, el cielo y la tierra.
Os pongo una foto con las imágenes de estas esculturas, pero no donde están, para que así, cuando vayáis, las tengáis que encontrar.

Puerta de Ramos de la catedral nueva de Salmanca

Detalles puerta Ramos catedral de Salamanca
El astronauta no se esculpió durante la construcción de la catedral de Salamanca, se colocó durante la restauración de 1992 (si fuera de la época, el escultor hubiera sido un visionario, jeje).
Ya en el interior, a mí me encantó la cúpula y el coro, pero toda ella es espectacular. Fue de las últimas catedrales góticas que se construyeron en España y es muy parecida a la catedral de Sevilla.
La entrada a la catedral es previo pago y ves tanto la catedral vieja como la catedral nueva con una audioguía que te va explicando todo el recorrido con mucho detalle.

Fotografia del Interior catedral nueva Salamanca
Interior de la catedral nueva de Salamanca
También se puede visitar la catedral de otra manera, subiendo a las torres medievales y haciendo un recorrido por el interior. Se llama la visita Ieronimus, y se accede por la torre mocha.

Retablo catedral nueva de Salamanca
Catedral nueva de Salamanca
Vista del Cimborrio de la catedral vieja de Salamanca
Cimborrio de la catedral vieja de Salamanca
Desde aquí se accede a la terraza que está sobre la fachada principal, con un punto de vista espectacular. Eso sí, las escaleras de caracol me dieron un poquito de vértigo... no hay que mirar nunca hacia abajo...
Escaleras de caracol subida catedral vieja de Salamanca

Torre del reloj catedral nueva de Salamanca

Vista desde la torres medievales catedral vieja de Salamanca

Aunque haya que pagar por entrar a la catedral y subir a sus torres, a mí me parece que merece la pena.
Además de las catedrales hay más cosas que ver en Salamanca que seguro que os pueden interesar y no lo que no os podéis perder es ir de tapas... Tapeando en Salamanca, las tapas de Gonzalo y tapas 2.0.
La ciudad vieja de Salamanca, donde se encuentran las dos catedrales, es Patrimonio de la Humanidad desde 1988.
¿Sabíais que Salamanca tiene el privilegio de tener dos catedrales?

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

16 comentarios:

  1. No tenía ni idea!
    Muy buen post,he visitado Salamanca pero hace muchos años,con todo lo que he leído ya tengo ganas de volver ;)
    Un saludo viajera!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es la tercera vez que he estado y volveré seguro ;)

      Eliminar
  2. Muy buen post. Salamanca se ve muy interesante, seguramente visitaré pronto.

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad de catedrales
    No sé cuál me gusta más
    Hala, salamanca añadida a mi lista de sitios a los que ir

    Beseteee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son como dos en una!!! El conjunto es espectacular :)

      Eliminar
  4. Que buen post! Una mas bonita que la otra. Organizo un viaje por España el proximo año y con tantas bellezas se me hace muy dificil decidir a donde ir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Salamanca no te lo puedes perder. Si quieres puedo ayurdarte un poco en tu viaje a España, mándame un mail si te apetece que te cuente cosas de aquí :)

      Eliminar
  5. Estuve en Sálamanca de viaje de fin de estudios hace muchos años y es una ciudad que me encantó. Debo tener por ahí algunas fotos en papel del astronauta y el dragón comiendo helado... xD

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el dragón lo he descubierto en este último viaje... no lo conocía.

      Eliminar
  6. Me encanta Salamanca, sus color rojo-marrón, su arquitectura, sus parques y por su puesto sus tapas ;)
    Pero muchas de las cosas que cuentas no las sabia, muchas gracias por hacerme más culta ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, pues me alegro mucho el descubrirte cosas :)
      Mola que me digas estas cosillas :)

      Eliminar
  7. Probablemente lo sabía, aunque ahora no lo recordaba. Digo que debía saberlo porque estuve hace bastantes años, ahora bien, como están juntas uno acaba asumiendo que es una única.
    Al astronauta lo detecté; curiosamente este anecdótico detalle sí quedó en mi memoria.

    Habrá que hacer una segunda visita a la ciudad.
    podi-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es una ciudad para visitar una y otra vez. Cada vez que voy descubro algo nuevo y me encanta!!!

      Eliminar
  8. Salamanca es mi tierra, allí nací y es tan bonita!!!
    Claro que merece la pena pagar por ver las catedrales
    Gracias por este post, con esas fotos tan maravillosas, que me ha hecho recordar mi Salamanca, ahora que estoy lejos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te haya gustado. Me alegra haberte acercado a tu tierra :)

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.