Andén 27

Blog de viajes y fotografía

jueves, 30 de octubre de 2014

EL CASTILLO DEL REY LOCO


Vista del castillo del rey loco
El castillo del rey loco, también llamado castillo de Neuschwanstein (nueva piedra del cisne blanco) se encuentra a unos 130 Km de Munich.
Para llegar allí, se puede coger un tren desde Munich a Füssen y luego un autobús hasta Hohenschwangau. Aquí es donde se compran las entradas de la visita guiada. No subáis sin las entradas porque arriba no se pueden comprar.
Plano para llegar a Neuschwanstein. El castillo del rey loco

Desde Hohenswangau hay que subir hasta el castillo del rey loco por una carretera. Se puede subir perfectamente andando y se tarda unos 30 ó 40 minutos.
También tienes la opción de subir en coche de caballos o en autobús, pero si hay nieve o hielo el autobús no sube (que fue nuestro caso). Como cuando llegamos empezó a nevar mucho, subimos en coche de caballos, pero la bajada la hicimos andando, que además el entorno es muy bonito.
Coche de caballos para subir al castillo del rey loco
Una vez arriba, el castillo del rey loco es impresionante. Además, es uno de esos sitios de los que has visto un montón de fotos, pero la realidad es mucho mejor, y eso que hacía un frío del carajo....
Hay que estar en la entrada a la hora de la visita, que son muy puntuales y no esperan a nadie. La visita dura algo menos de una hora.
Panoramica desde el castillo del rey loco
Nada más entrar, te dan una audioguía, y a medida que vas pasando por las habitaciones, la persona que acompaña al grupo va activando los comentarios, así que no te puedes despistar ni entretener mucho.
En el interior no se pueden hacer fotos, y es una pena, porque la decoración es bastante diferente a lo que hay en otros castillos y palacios. Gran parte de la decoración está basada en las historias medievales de las óperas de Wagner, hay una gruta artificial y la cocina, al parecer, se hizo siguiendo diseños de Leonardo Da Vinci para aprovechar el calor (ahí es nada..).
Desde el patio interior del castillo del rey loco
Este castillo fue mandado construir por Luis II de Baviera, el rey loco, en 1866. Su construcción fue otra de las excentricidades de este rey, ya que en aquella época, no era necesaria la construcción de este tipo de castillos ya que no respondía a una necesidad ni defensiva ni estratégica. Fue un castillo de fantasía donde Luis II de Baviera vivió los últimos años de su vida. Por todo esto, hoy en día se conoce como el castillo del rey loco.
La vista más bonita del castillo es desde el Marienbrücke (puente de Marie), pero no pudimos llegar allí por la nieve.
Marienbrücke
Marienbrücke
No me pude resistir y me compré alguna postal, desde perspectivas diferentes de las que yo ví.
Fotos de postales del castillo del rey loco

Foto de la entrada a Neuschwanstein
En Hohenschwangau, donde se compran las entradas, hay otro castillo que también se puede visitar. Hay una opción de comprar las entradas combinadas para ahorrarte unos euritos si vas a ver los dos. Nosotros no lo vimos porque no tuvimos tiempo, pero tenía buena pinta.
Vista del castillo Hohenschwangau
Ya por último y como curiosidad, el castillo del rey loco fue la inspiración de Walt Disney para el castillo de la bella durmiente de Disneyland.
Castillo de la bella durmiente de Walt Disney basado en el castillo del rey loco

¿Os gusta más el castillo de Luis II o el de Walt?

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

22 comentarios:

  1. la primera foto es de absoluto concurso! me encantan los castillos de verdad, aunque recuerdo ver muchos de ellos con lluvia, que chasco, pero Disney también mola...
    Trendy U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Me falta ir a disney a ver el otro castillo

      Eliminar
  2. Ohhhh! Que estampa mas bonita...Me encanta que suerte poder visitarlo. Lo peor el frio...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, el frío era un poco rollo, aunque verlo nevado tuvo su recompensa :)

      Eliminar
  3. Es un lugar precioso, nosotros estuvimos ahí este verano con la furgo. Es más, la tercera postal que muestras, la compré y se la envié a mi abuela. Que lujo debe ser verlo rodeado de nieve, de película :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero en verano tiene que ser también una preciosidad, no?

      Eliminar
  4. Que fotazas! *O* La primera da hasta miedito, jajaja que tenebroso!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Desde hace muchísimos años tengo en mi lista de lugares para visitar este castillo. Es el típico de cuento de hadas y la verdad es que veo que no defrauda. Me agrego la entrada a mis favoritos por si consigo ir algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Si tienes la oportunidad de ir no la pierdas, es precioso!!

      Eliminar
  6. wow!!!! Yo estuve en verano, pero verlo así todo nevado es alucinante!! Me han encantado tus fotos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Fue impresionante, tiene otro encanto. La pena fue no poder ir al Marienbrück..

      Eliminar
  7. Acabo de llegar de allí, estuve antes de ayer, la verdad es que es precioso, y los paisajes de alrededor también, estaban nevados como en tus fotos, tampoco pudimos ir a Marianbrücke, aunque las fotos de las postales creo que están hechas desde las montañas que hay en la parte delantera del castillo, saludos viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte!! Ya me gustaría volver :)
      Tomo nota de lo de las postales. Gracias

      Eliminar
  8. Nosotros también lo vimos con nieve y no pudimos acceder al puente, así que nos perdimos unas vistas espectaculares! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede tener todo, verdad?? Nieve y puente... habrá qe volver con sol :)

      Eliminar
  9. Oh precioso ver el Castillo del Rey Loco con nieve. Yo fui en pleno verano, un día buenísimo de sol que incluso metí los pies en el lago (el Alpsee, que el otro lado del lago ya es Austria), del calor... Justo al lado de los cisnes que estaban tan tranquilos nadando. Justo el nombre en alemán significa eso ("nuevo cisne de piedra") porque Luis de Baviera estaba obsesionado con esos animales, eran sus favoritos. El otro castillo es el de su padre y también es muy bonito por dentro. Aunque es un poco fastidio no poder hacer fotos dentro, a los bellos salones y tapices... Ah, y desde el puente hay una vista espectacular :) Un abrazo de la cosmopolilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente tengo que volver en veranito y ver el castillo de abajo :) y si, lo de no poder hacer fotos es un fastidio... pero hay que respetar las normas

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.