Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 8 de octubre de 2018

CASA LOMA, UN CASTILLO EN TORONTO


La casa Loma está situada en la ciudad de Toronto, Canadá y es una de las atracciones turísticas que merece la pena visitar. Se trata de una preciosa casa construida en un estilo que recuerda a los chateaux franceses o castillos de la nobleza. Como en Canadá no hay una historia tan extensa como en Europa se puede decir que la Casa Loma es un castillo en Toronto.
Casa Loma. Un castillo en Toronto
La casa Loma

CÓMO LLEGAR A LA CASA LOMA


Ⓜ Metro: La forma más sencilla de llegar, o al menos, eso nos pareció a nosotros, es ir en metro. Hay que tomar la línea 1 amarilla Yonge - University y bajarse en la estación de Dupont. Luego tan solo hay que andar unos 10 minutos, subiendo por Spadina Road.
Autobús: También se puede llegar en autobús, cogiendo la línea 127 que sale de la estación de metro Spadina. 
Mapa del metro de Toronto. Casa Loma
Mapa del metro de Toronto

VISITANDO LA CASA LOMA


La casa Loma fue construida por un ricachón llamado Henry Mill Pellat, que tiene el honor de ser la persona que trajo la electricidad a Toronto. La mansión se terminó de construir en 1914 sobre una colina de Toronto, sobre una loma, de ahí su nombre, y sí, en español. Desde aquí Henry Mill Pellant podía ver la bahía de Toronto y ver como sus barcos llegaban y zarpaban del puerto. Una forma de cuidar sus negocios. Dicen los habitantes del lugar que Henry Mill Pellant, que además de rico era muy excéntrico, se construyó una enorme mansión copiando los castillos europeos por si alguna vez visitaba Toronto la reina de Inglaterra, para que tuviera un lugar digno para la realeza en donde alojarse. Pero esa visita nunca se produjo.
Jardin de la casa Loma. Un castillo en Toronto
Jardín de la casa Loma.
La casa Loma tiene 98 habitaciones y fue la residencia privada más grande jamás construida en Canadá en su época. Además de su enorme tamaño, tiene unos preciosos jardines y estaba equipada con todas las modernidades de la época, como un baño completo, agua corriente y caliente, calefacción, ascensores y hasta teléfono. Además, la casa Loma tiene unos pasadizos secretos por los que el señor Henry Mill Pellant se movía a su antojo sin que el servicio le viera.
Exterior de la casa Loma. Un castillo en Toronto.
Exterior de la casa Loma.
La visita la comenzamos en los jardines, pero se puede ver la mansión en su totalidad, además, está completamente amueblada. En los dos primeros pisos estaban las habitaciones, salones, comedores y demás estancias en las que la familia hacía su vida cotidiana. En el último piso estaban las habitaciones del servicio y en el sótano estaba el garage, las cuadras, la bodega y habitaciones de control y mantenimiento de la calefacción y demás instalaciones. Además se puede subir a las torres desde donde hay una preciosa panorámica de Toronto, ya que se alcanza una altura considerable al estar la casa Loma sobre una colina. Para no perderse ningún detalle, con la entrada está incluida una audioguía (en inglés o francés), que te va contando cosas de cada una de las habitaciones y algunas curiosidades de la casa.
Tengo fotos de la mayoría de las estancias, pero me parece excesivo enseñaros las casi 100 habitaciones de la casa Loma, así que he hecho una pequeña selección de las habitaciones que más me gustaron.

LA SUITE DE HENRY


El Señor Henry Mill Pellant y su mujer Mary dormían en habitaciones separadas, lo que se estilaba en los castillos y palacios reales de Europa, ya que se suponía que era más saludable que cada cónyuge tuvieran un espacio individual para cada uno. Esto será lo de juntos pero no revueltos, digo yo. La suite de Henry tiene una decoración muy masculina con tonos oscuros, decoración en madera y con detalles de animales salvajes o incluso un pequeño cañón.
La Suite de Henry Pellant. Casa Loma, un castillo en Toronto
La Suite de Henry Pellant

LA SUITE DE MARY PELLANT


Y esta es la suite de Mary Pellant, la esposa de Henry Pellant. En la fotografía no se aprecia bien, pero es más grande que la de su marido, y además de la cama incluye una pequeña sala de estar, un baño muy moderno para la época, con bañera incluida y un gran armario. La decoración, en tonos azules, es muy femenina y, la verdad, resulta muy acogedora.
La Suite de Mary Pellant. La casa Loma, un castillo en Toronto.
La Suite de Mary Pellant

EL COMEDOR DE LA CASA LOMA


En este comedor, la familia Pellatt celebraba sus cenas más oficiales y sus fastuosas fiestas. El comedor de la casa Loma tenía capacidad para más de 100 personas y solía haber una orquesta tocando música para amenizar la velada. Además, tenían luz eléctrica, todo un lujo al alcance de muy pocos. El salón está amueblado y con las mesas puestas, decoradas con flores y con la mejor vajilla y cristalería de la familia.
Comedor de la casa Loma. Un castillo en Toronto.
Comedor de la casa Loma

LA HABITACIÓN DE INVITADOS


En la casa Loma hay 5 habitaciones de invitados, todas situadas en la segunda planta. Esta en concreto está decorada en estilo chino, rememorando la época del Siglo XVII en la que en Europa el interés por todo lo que venía de China estaba muy extendido en la nobleza y la realeza. El armario con el relieve del pavo real es una auténtica maravilla. Además, las paredes están decoradas con un papel pintado en el que se pueden ver dibujos del ave fénix y leones de Fu.
Habitacion de huespedes. Casa Loma, un castillo en Toronto
Habitación de huéspedes. 

LA SALITA DE LADY MARY


Este es el lugar más privado en el que Lady Mary compartía tiempo con sus amistades más íntimas. Esta salita tiene unas espléndidas vistas al jardín, con la ciudad de Toronto al fondo y su bahía. En este espacio tan acogedor, Lady Mary se reunía a pasar las tardes, tocar el piano y todas las actividades que hacía con su grupo de mujeres voluntarias, un grupo similar al de las girls scout, llamadas Girl Guides of Canada, de las que se convirtió en la primera Chief Commissioner.
La salita de Lady Mary. Casa Loma un castillo en Toronto
La salita de Lady Mary
La construcción de La casa Loma costó un dineral y su mantenimiento suponía una fortuna, así que en 1923, la familia Pellant tuvo que abandonar la casa. En 1933 el estado embargó la casa y en 1937 la abrió como museo para disfrute de todos sus visitantes. Además de poder recorrer sus habitaciones e imaginar cómo sería vivir aquí.
También ha sido decorados de múltiples películas. En uno de los pasillo hay colgados los cuadros con los carteles de todas las películas que se han rodado aquí. Entre las más famosas están Cocktail, X-men o Chicago.
Así que, si ha sido elegida como escenario de un montón de películas, ¿tú te vas a perder esa visita a la Casa Loma, un castillo en Toronto?

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

3 comentarios:

  1. Ya tenemos decidido que el año que viene queremos hacer una ruta por Canadá en primvaera. Será un viaje de 15-20 por lo que ya estamos mirando visitas y este castillo o Casa Loma ya está anotado en nuestra agenda. 👍🏼

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Menuda chulada de sitio me quedo con la habitación de invitados y para alguna ocasión puntual con suite de Henry. Apuntado

    ResponderEliminar
  3. No es un destino que de momento tengamos pensado ir. Pero somos amantes de los castillos, y si algún día tenemos la posibilidad de visitar Canadá, este sera un imprescindible :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en Anden 27.