Andén 27

Blog de viajes y fotografía

jueves, 10 de agosto de 2017

LOS CASTORES DE USHUAIA, UNA PLAGA EN LA TIERRA DE FUEGO


En 1946, al presidente Perón se le ocurrió la idea de traer 25 parejas de castores de Canadá para que poblaran la Tierra de Fuego y así desarrollar una industria peletera, como en Canadá, apareciendo los castores de Ushuaia.
Los castores de Ushuaia. Una plaga en la tierra de fuego
Los castores de Ushuaia. Fotografia de Transferushusia.com

Pero Ushuaia no es su habitat natural y al no tener depredadores naturales como los osos o los lobos, viven a sus anchas y cada año, el número de castores se duplica, alcanzando los cien mil ejemplares. El problema que hay con los castores de Ushuaia y que se hayan convertido en una plaga en la tierra de fuego es que están acabando con hectáreas y hectáreas de bosques. 
Para hacer su madriguera, hacen un dique cerca de un río, de esta manera, se inunda la zona donde van a vivir y en toda esa zona, los árboles se mueren de exceso de agua. Entre la "tala" de árboles que hacen los castores y los árboles que se mueren "ahogados",  el paisaje está cambiando. La verdad es que al verlo, parece que ha habido algún desastre natural, pero es solo la acción de los castores de Ushuaia. Como curiosidad, los castores tienen en común con los humanos que son las dos únicas especies con la capacidad de manipular y cambiar su entorno.
Castores Ushuaia. La plaga de la tierra de fuego
Los castores son roedores semiacúaticos que tienen cuatro incisivos de un color naranja protegidos con un esmalte que los endurece para poder roer los troncos de los árboles. El "sistema" de trabajo de los castores es roer el tronco del árbol por una esquina hasta que lo derriba, luego lo trocea, lo usa para alimentarse y para construir sus diques. Además, los dientes de los castores nunca dejan de crecer por lo que deben estar usándolos todo el tiempo. Si no lo hacen, los dientes superiores podrían crecer tanto que llegarían hasta la mandíbula inferior, atravesándola.
Hay excursiones organizadas por la Tierra de Fuego para ver el sistema de diques que han construido los castores, el paseo de la castorera, se llama, pero si paseas por el Parque Nacional de Tierra de Fuego se pueden ver sin necesidad de buscar mucho. 
Arbol mutilado por castores en Ushuaia.
Árbol carcomido por un castor en Ushuaia.
Actualmente los castores están fuera de control y ya no solo están en el Parque Nacional de Tierra de Fuego, si no que se ven hasta en las ciudades. La ironía de todo esto es que, se introdujo una especie en un habitat que no era el suyo, para sacarle un rendimiento económico, creando una industria peletera en la zona y el castor, para poder sobrevivir en Ushuai, ha modificado su piel y ya no sirve para la peletería. No se debe jugar con la Naturaleza, para que no se repita la situación de los castores de Ushuaia, una plaga en la tierra de fuego.

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Que interesante... una curiosidad sobre mi pais, la cual no conocia..
    Y si, jugar a cambiar las cosas no siempre resulta.. la naturaleza es sabia y por algo ha puesto a cada cosa en su lugar..
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte descubierto algo sobre tu país.. es la magia de viajar!!

      Eliminar

Gracias por comentar en Anden 27.