Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 21 de marzo de 2016

EL PARADOR DE CUENCA. ENTRE LAS PAREDES DE UN CONVENTO


El antiguo convento de San Pablo es, desde 1993, el Parador de Turismo de Cuenca. Este Parador no se encuentra en el casco antiguo de la ciudad, está en la otra orilla de la hoz del río Huécar, sobre un risco. Fue mandado construir por el Canónigo Don Juan del Pozo y Pino en 1523.
El Parador de Cuenca y la ciudad al fondo
El Parador de Cuenca y la ciudad al fondo
Hay una historia, entre verdad y leyenda, que explica el porqué de elegir este lugar tan inhóspito para construir el convento. Cuenta la leyenda que "Don Juan tenía un criado negro, excautivo de los moros, al que sus anteriores amos le habían cortado la lengua. Una noche cerrada, unos amigos de lo ajeno, entraron en la casa del Canónigo apoderándose de las bolsas de dinero que poseía en la estancia. El criado, percatándose de los hechos y no pudiendo pedir auxilio, siguió sus pasos siendo testigo de donde depositaban las talegas de monedas robadas a su amo. A la mañana siguiente informó con señas de lo sucedido y llevó a Don Juan al sitio donde estaba el dinero. Recuperada la fortuna, su dueño vislumbró que la Providencia le exigía invertir ese dinero en la realización de un convento."
Parador de Cuenca, antiguo convento de San Pablo
Parador de Cuenca, antiguo convento de San Pablo
Una vez se entra en el Parador se accede al claustro del convento. En esta planta baja se encuentra la cafetería y al comedor y por uno de los laterales se accede a las escaleras que suben a las habitaciones.
Claustro del parador de Cuenca

Pasillo del  parador de Cuenca

Entrada a la cefetria del Parador de Cuenca
En su transformación a Parador se ha querido respetar las estancias, así lo que fue el refectorio en el convento es hoy el comedor, que conserva un bonito artesonado.
Comedor del Parador de Cuenca
Las habitaciones son cómodas y espaciosas, lo mismo que el baño. Nuestra habitación tenía dos enormes camas en lugar de una de matrimonio y descansamos muy bien para el trote que nos dimos visitando Cuenca. Pero lo mejor son las vistas. La situación del Parador, frente a las casas colgantes, hace que las vistas desde las habitaciones sean espectaculares. 
Habitación del Parador de Cuenca

Ventana de la Habitación del Parador de Cuenca
 
Vistas desde la Habitación del Parador de Cuenca
Vista de Cuenca desde la habitación del Parador
En cuanto a los servicios, el desayuno es un buffet muy variado de frutas, dulces y salado con zumo de naranja natural. También probamos la cafetería y en el restaurante ofrecen menús con gastronomía típica de la zona. El personal del Parador de Cuenca es realmente muy amable y tuvimos una estancia muy buena. La localización del Parador, además de por las preciosas vistas, es genial para hacer turismo ya que solo hay que cruzar el puente de San Pablo y estás en el centro histórico de Cuenca, listo para los 10 lugares que hay que visitar en Cuenca.
Tiene una zona para aparcar al aire libre alrededor del Parador, pero si prefieres tener el coche en un garage tiene parking de pago. 
Cafetería y comedor del Parador de Cuenca
Un bonito lugar para hospedarse en una excursión a Cuenca y sus alrededores. ¿Te animas?

EXCURSIONES DESDE CUENCA

Si pasas algunos días en Cuenca, después de visitar la ciudad hay varios lugares cercanos que no te puedes perder:

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

2 comentarios:

Gracias por comentar en Anden 27.