Andén 27

Blog de viajes y fotografía

lunes, 7 de diciembre de 2015

COMER EN CUENCA. EL FIGÓN DEL HUÉCAR


Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Paseando por las calles de Cuenca llegó la hora de comer y pasamos por delante del restaurante Figón del Huécar y nos pareció que tenía muy buena pinta, así que después de llevar toda la mañana visitando Cuenca decidimos que era hora de hacer un descanso. Menos mal que era pronto porque casi todas las mesas estaban ocupadas con reservas.
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca

Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
"¡Menina!"
El comedor del restaurante El Figón del Huécar no es muy amplio así que el ambiente es muy tranquilo y mientras mirábamos la carta nos fijamos que casi todos los que estaban en el comedor eran lugareños, ni un turista, solo nosotros. Eso suele ser una pista de que el restaurante es genial.... y así fue.
Como detalle, me encantó la escultura de una "menina" que había en la entrada hecha con calderos y alambiques de cobre.
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Aperitivo de salmorejo
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Ajoarriero suave de bacalao con delicia exótica
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Ensalada templada de queso de cabra con caramelo de tomate y orégano
Nos sacaron un aperitivo de salmorejo mientras esperábamos el primer plato. Pedimos de entrantes para compartir Ajoarriero suave de bacalao con delicia exótica y Ensalada templada de queso de cabra con caramelo de tomate y orégano. El Ajoarriero de bacalao estaba realmente rico, muy pero que muy rico.
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Chuletillas de cordero lechal con trigueros asados
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Solomillo de ternera con salsa de queso manchego
De segundo pedimos Chuletillas de cordero lechal con trigueros asados y Solomillo de ternera con salsa de queso manchego. La salsa de queso la sirvieron en una salsera para que te la sirvas al gusto. Un detalle que me gusta mucho, porque si la salsa es muy fuerte y no te gusta mucho puede estropear el plato.
Aunque estábamos ya llenos, no pudimos resistirnos y pedimos postre también,  Crema de almendras con helado de turron y Flan de queso con membrillo y helado de vainilla.
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Crema de almendras con helado de turron
Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Flan de queso con membrillo y helado de vainilla
El restaurante tiene una terraza con unas vistas espectáculares, de toda la hoz del río y del Parador de turismo de Cuenca. La pena es que hacía un día bastante regular y no se podía comer en la terraza, pero salimos a hacer una fotos después de comer.
Terraza del Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Terraza del restaurante Figón del Huécar
Vistas desde el Restaurante El figón del Huecar. Cuenca

Vistas desde el Restaurante El figón del Huecar. Cuenca
Un sitio muy agradable con una comida riquísima en una ciudad preciosa. Con las fuerzas renovadas seguimos nuestra visita por Cuenca.
¿Qué os parece una escapada a Cuenca y una visita al Figón del Huécar?

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos. ¡Gracias!

8 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta, cuando vaya al pueblo que está cerca de Cuenca iré. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que me acuerdo lo bien que comimos se me hace la boca agua :)

      Eliminar
  2. La verdad es que la comida que has fotografiado tiene una pinta estupenda, y si encima tiene esas vistas, pues que te voy a decir, que un 10. Me lo apunto!
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida estaba riquísima!! Un lugar para volver

      Eliminar
  3. Pues me diste ganas de estar allí en ese lugar comiendo!!! Se vé que todo es exquisito!!!
    Es genial recomendar buenos lugares.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta que tiene! He estado en Cuenca varias veces, para la próxima me apunto este sitio!
    Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en Anden 27.